El chiste de los agentes de la CIA y la anciana

Antes de la graduación, tres agentes de la CIA norteamericana tenían que pasar la ultima prueba antes de hacerse profesionales.

Llega el instructor y le dice al primero: Ve, métete en aquella casa y dale un balazo a la abuelita que está sentada ahí viendo Netflix.

Y el primero va, pero se regresa inmediatamente y dice: No puedo, no tengo corazón para eso.

El adiestrador envía al segundo agente y este entra en la casa pero se devuelve y dice: Perdóneme, pero no puedo, simplemente se me parte el alma.

El jefe manda al tercero y este se mete en la casa, descarga la pistola, pero se tarda como 20 minutos en regresar. Cuando está de vuelta le pregunta el instructor: “¿Por qué demonios te tardaste tanto?”.

Perdóneme jefe, pero es que alguien le puso puras balas de salva a esta mugrosa pistola y tuve que ahorcar la señora.

Be the first to comment on "El chiste de los agentes de la CIA y la anciana"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*