La crisis de hiperinflación de 1989 en Argentina

Durante julio de 1989 la Argentina batió un nuevo récord económico al trepar la inflación al 196,6 por ciento . Para los precios mayoristas, el aumento fue de 208,2 por ciento.

Los rubros más perjudicados por la inflación fueron el transporte público -aumentó 303 por ciento-, los gastos de electricidad y gas -314,7 por ciento- y la construcción que se encareció 227,3 por ciento. Los alimentos se incrementaron en promedio 189 por ciento, y la carne aumentó un 156 por ciento .El récord se lo llevó la lechuga: su precio subió 889,9 por ciento.

En los meses de mayo y junio, los salarios se redujeron 19 por ciento según un informe de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), y los sectores más perjudicados fueron la industria y la administración pública.

El salario mínimo de entonces era de 4.000 australes, equivalente a 15,1 dólares, y en la primera semana de agosto sólo alcanzaba a cubrir el 10 por ciento de la canasta familiar .

La crisis económica se agravó por los saqueos a supermercados que se produjeron dos semanas después de las elecciones del 14 de mayo que ganó Carlos Menem Raúl Alfonsín no pudo manejar ni la situación económica ni la política y abandonó el poder seis meses antes de que se cumpliera el mandato constitucional .

En todo el año 1989 la inflación llegó al 4923,3 por ciento. El período donde los precios aumentaban a cada minuto se conoció como la hiper. O hiperinflación. Durante todo el mandato de Alfonsín, y para protestar por la situación económica, la Confederación General del Trabajo (CGT) hizo trece paros generales. El jefe de la CGT era Saúl Ubaldini.

Be the first to comment on "La crisis de hiperinflación de 1989 en Argentina"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*